Buscar
  • Noticiero Económico

Poco enfoque de género en las cooperativas antioqueñas


Solo una de las cinco cooperativas financieras en Antioquia tiene un producto orientado a la mujer, a pesar de que ellas tienen la jefatura en el 40% de los más de 14 millones de hogares incluidos en el último censo del Dane.

Únicamente Mujeres Confiar, de la Cooperativa Confiar, ofrece atención integral para ellas en el departamento y, de acuerdo con la directora del proyecto, Jenny Giraldo García, esta es una apuesta por la equidad de género.

Explicó que dentro de esta iniciativa se incluyen diversas mujeres—profesionales, rurales y amas de casa—quienes reciben formación financiera y, si son asociadas, tienen ventajas adicionales cuando solicitan créditos.

La exclusión financiera en este caso, según explicó el jefe del pregrado en Finanzas de la Universidad Eafit, Raúl Cardona, radica en la poca participación histórica que se le ha dado a la mujer en el mercado laboral, por eso, sus ingresos no alcanzarían para respaldar una deuda con la banca.

Además, los altos costos por adquirir los productos crediticios, la falta de documentación exigida y la lejanía de las entidades—en el caso de la mujer rural—obstaculizan más los préstamos femeninos; así lo explicó la profesora del grupo Línea de Análisis Económico de Género, de la Universidad de Antioquia, Yadi Barrero.

Pese a los recortes en la brecha entre hombre y mujer, ellas todavía son vulnerables económicamente y sus particularidades—según la profesora Barrero—deben tenerse en cuenta para otorgarles unas condiciones particulares cuando toman deuda. Por ejemplo, plazos más prolongados para honrar la obligación.

De otra forma, estarán condenadas a acudir a prestamistas informales; como los llamados gota a gota o venderán sus pocos activos para producir ingresos: máquinas de coser, animales de granja y puestos móviles de comida etc.

Ambos expertos consultados por el Noticiero Económico Antioqueño coinciden en que limitar los préstamos a la población femenina perpetra su desventaja monetaria y puede frenar la economía, pues no tendrán la posibilidad de estimular el gasto.

Una de las fórmulas para cambiar la situación, desde la perspectiva del profesor Cardona, es la educación. Añade que las mujeres deben sacar máximo provecho a las oportunidades gratuitas de formación técnica o tecnológica. Así podrían aspirar a mejores empleos y obtendrían un plus a la hora de pedir créditos.

Ahora bien, los analistas consideran necesario un despliegue de confianza por parte de las entidades financieras. Si ellas pueden llevar la economía de sus hogares y administrar el dinero doméstico, entonces están capacitadas para manejar el endeudamiento.

Pese a estos argumentos, la balanza crediticia sigue desequilibrada en contra de la población femenina, según el último Reporte de Inclusión Financiera 2017, de los 8 millones de adultos con crédito de consumo en Colombia, 54% correspondían a hombres y el 46% a mujeres.

#Notas

19 vistas

© 2017 por Noticiero Económico Antioqueño            Síguenos:

  • Facebook icono social
  • SoundCloud Social Icon
  • Twitter Basic
  • YouTube Basic